El txakoli

TxakoliTierras de txakolí en Getaria.

Hace 30 años, el txakoli era considerado un trago tabernario, ácido, sin interés. Sin embargo, ahora es uno de los grandes embajadores de nuestra gastronomía. Un vino blanco sofisticado de irresistible frescura que conquista las mesas más exigentes del mundo. Una ruta por las bodegas de Aia, Zarautz y Getaria, las localidades guipuzcoanas que más txakoli producen, te desvelará los secretos de este vino joven y afrutado. Además, disfrutarás de un recorrido delicioso y bello por el paisaje costero, y también por el placer anticipado del txakolí que degustarás en cuanto pares el motor.

El txakoli (D.O) es un vino vinculado desde hace siglos a la cultura del pueblo vasco, y buen compañero de nuestra cocina.

La uva y el vino

El txakolí que tiene denominación de origen Getariako Txakolina se produce mayoritariamente en las localidades costeras de Gipuzkoa, que tiene más de 433 hectáreas de viñedos. La variedad de uva blanca Ondarrabi Zuri es la variedad principal con la que se elabora el txakolí de Getaria. Es un vino blanco, joven y afrutado, de graduación moderada (entre 9,5º y 11,5º). De color amarillo pálido, con intensos aromas a cítricos, hierbas y flores, fresco, ligeramente ácido y muy fácil de beber, se recomienda su consumo fresco y siempre rompiéndolo en el vaso al servirlo para que desprenda toda su gama de aromas.

La uva del Txakoli

Originariamente se producía en los caseríos de manera artesanal, y existen documentos que atestiguan que se comerciaba con él al menos desde principios del siglo XVI en Gipuzkoa. La vendimia se realiza a últimos de septiembre o primeros de octubre cuando los racimos de uvas han llegado a su punto óptimo de maduración y de equilibrio entre los azúcares y la acidez.

Excelente acompañante de pescados y mariscos, se recomienda probarlo con anchoa en salazón y bonito en aceite, aperitivos que ofrecen los cosecheros del Txakolí de Getaria en las visitas a sus bodegas.

txakoli


X