Caldereros en Donostia-San Sebastián

La Fiesta de Caldereros conmemora la llegada de los caldereros a la ciudad y el anuncio del Carnaval. Se celebra el primer sábado de Febrero o el sábado siguiente a la Candelaria (02 de Febrero). Un año más, la Comparsa Tradicional de Caldereros/as de la Hungría recorrerá las calles de la Parte Vieja el sábado 1 de febrero a partir de las 21:45 horas.

Comparsa tradicional

La Comparsa Tradicional de Caldereros/as de la Hungría la integranalrededor de 400 componentes encuadrados en 19 tribus. Los personajesmás representativos de la comparsa son la Reina, las Damas, el Directory sus ayudantes, el oso, la osezna y su domador. En esta edición lareina y las Damas son 3 ingleses que desde hace unos años forman partede la comparsa. Hace unos 5 años, cuando se celebraba la fiesta de losCaldereros/as, coincidió en nuestra ciudad un inglés procedente deManchester al que le llamó la atención la citada celebración. Contactócon los responsables de la Comparsa y estos le invitaron a tomar parteen la fiesta; desde entonces vuelve cada año a la ciudad y no lo hacesolo, primero tomarón parte en la Comparsa 2 personas, luego fueroncuatro y este año se espera la llegada de 9 personas para ser unoscaldereros más dentro de la Comparsa y disfrutar de la fiesta.

Estos serán los personajes en la edición de 2020:

  •   Reina: John Newton
  •   Damas: Paul Hooper y Martin Brown
  •   Director: Ibon Otaegi
  •   Directoras: Leire Tapia, Arantza Sein y Amaia Garin
  •   El oso: Félix Martínez
  •   Osezno:
  •   El domador:  Alex Naia
 Tribus Participantes:
  •     Aitzarte
  •     Akelarre
  •     Antiguotarra
  •     Ardatza
  •     Arrano
  •     Artesana
  •     Artikutza
  •     Bare - Bare
  •     Esperanza
  •     Euskal Bilera
  •     Gaztelubide
  •     Gehitu
  •     Herria
  •     Kasilda
  •     Kresala
  •     Suharri
  •     Ur
  •     Urgull
  •     Zarautztarra

HISTORIA

Aunque tuvo algunos antecedentes en los Carnavales de la primera mitad del siglo XIX, la originaria Comparsa de Caldereros Húngaros desfiló en San Sebastián en la mañana del sábado 2 de febrero de 1884, católica festividad de la Candelaria. Fue organizada por las sociedades populares "La Unión Artesana" y "La Fraternal" como parte de los extensos festejos carnavalescos que en aquella época se iniciaban el 20 de enero. En su primera salida la Comparsa contó con música de Raimundo Sarriegui y letra de Adolfo Comba. No obstante, la canción en euskara "Begi urdin bat", obra de Victoriano Iraola, no apareció hasta 1886.

A partir de la fundación de la fiesta, y hasta 1958, su celebración fue muy irregular, alternándose periodos de gran éxito con otros de casi total desaparición. Asimismo, las sociedades populares organizadoras fueron variando (Euskaldun Fedea en 1900, "Sporti-Clay", "Amistad Donostiarra" y "Port Arthur" en 1905, Euskal Billera en 1909, etc.). En 1912, la fiesta entró en una marcada decadencia porque el Papa Pío X declaró laborable el hasta entonces festivo día de la Candelaria. Aunque existen referencias a una salida de los Caldereros en 1923, la verdadera recuperación de este festejo se produjo en 1924 de la mano de "Gaztelupe". Esta sociedad aportó como novedad el horario nocturno, que permitía paliar el problema de que la Candelaria fuese laborable. Además, al año siguiente fueron introducidos los personajes del oso y el domador y posiblemente el de la reina. A pesar de todo este esfuerzo, la fiesta volvió a decaer.

El siguiente auge tuvo lugar en 1942, esta vez gracias a "Gaztelubide", quien se encargó de su organización hasta 1968. Durante la primera quincena de años hubo ciertos altibajos (debidos a cuestiones económicas, mal tiempo y otros problemas) pero entre 1959 y 1968 se reiteró anualmente. En esa última década se produjo una mejora notable de la fiesta ya que a la capacidad para celebrarse con regularidad se unió la consolidación del personaje de la reina y la aparición de una nueva comparsa en el Antiguo (1968). Sin embargo, la novedad más significativa fue el cambio de fecha de salida: a partir de 1962 el tradicional pero poco práctico día de la Candelaria fue sustituido por el primer sábado de febrero. Desgraciadamente, esta positiva evolución quedó truncada al ser suspendida la fiesta por motivos políticos entre 1969 y 1971.

El último (y esperemos que definitivo) resurgimiento de los Caldereros tuvo lugar en 1972, auspiciado por el Centro de Atracción y Turismo en colaboración con un grupo de sociedades populares y ciudadanos. Desde entonces no ha habido más interrupciones. Además, a partir de la década de los 80 han ido creándose nuevas comparsas de barrio (por ejemplo, Gros en 1985) y/o infantiles (Euskal Billera en 1984) que han extendido la fiesta en el tiempo y en el espacio. Finalmente, en 2005 se produjo una escisión debido a la polémica sobre la incorporación de la mujer como cantante.

X