Santo Tomás, home-made txistorra

Cuando le preguntas a un donostiarra por la fiesta de Santo Tomás (21 de diciembre) seguramente lo primero que le viene a la cabeza es el talo y la chistorra. Quizá alguno innove y te hable del talo con chocolate, o del de txistorra, beicon y queso. Bueno, y de la sidra, que tampoco falte. Los trajes de baserritarra son un “must” también. Pero además de su faceta festiva y gastronómica, el día de Santo Tomás tiene una historia muy interesante que debería ser contada.

santo-tomas-eguna

Todo comienza en el siglo XIX, cuando la gente de los caseríos se desplazaba a San Sebastián en el día de Santo Tomás para pagar a los arrendatarios las rentas de las fincas que cultivaban. Solían ir con el dinero de la renta pero también con productos del caserío que no se podían encontrar en la ciudad. A su vez, se aprovisionaban de productos que no tenían en el campo. De estos intercambios surgió la necesidad de empezar a celebrar una feria, dando paso a la feria de Santo Tomás, celebrada en sus comienzos en la Plaza de la Constitución.

Santo Tomas eguna

Aunque la feria dejó de ser una necesidad, la gente de los caseríos o baserritarras mantuvieron la tradición, hasta extenderse por todos los rincones de Donostia.

Es verdad que en este relato no puede dejarse de hablar de gastronomía, ya que desde el comienzo de la historia el talo y la chistorra han sido protagonistas. El talo es una sencilla torta de harina de maíz, que era un alimento casi diario para los baserritarras, a los que se les hacía más complicado el acceso al trigo, y que hoy se prueba solo en celebraciones especiales como la de Santo Tomás. Y la chistorra, tan preciada hoy en día, es un embutido hecho a base de carne triturada de cerdo, con ajo, sal, pimentón y otras especias. Parece un chorizo pero es más estrecha y alargada y se come o asada o frita. En Donostia la conocemos como txistorra, pero también tiene otros nombres como chingarra, churinga, salchicha roja, longaniza delgada, ziztor, txistor o chistorro, Sea cual sea el nombre que le pongas, está igual de rica, y si te la comes dentro de un talo, es una exqusitez.

santotomas-giroa

Este año prescindiremos de la fiesta en las calles, pero puedes probar a hacer tu propia feria de Santo Tomás en casa. Saca tu traje de baserritarra, entra a la cocina y ponte manos a la masa.

¿Te animas a preparar un talo en casa?

Solo necesitarás tres ingredientes y un poco de cariño. Aquí va la receta:

Ingredientes (para unos 4 talos):

  • 350 gr. harina de maíz
  • 250 ml. agua
  • 1 cucharadita de sal

Nota: Como seguramente no dispongas en tu casa de una cocina antigua de carbón con su correspondiente chapa, puedes cocinarlo en una plancha normal o en una sartén.

  1. 1. Calentar el agua en un cazo hasta tenerla a unos 45 grados.
  2. 2. Añadir la harina y la sal. Remover hasta conseguir mezcla homogénea.
  3. 3. Dejar reposar la mezcla varios minutos.
  4. 4. Espolvorear en la mesa donde se vaya a trabajar la mezcla un poco de harina de maíz y amasarla hasta compactar (que no se nos pegue en las manos).
  5. 5. Dejar reposar la masa media hora, cubierta por un paño o papel film.
  6. 6. Dividir la masa en cuatro partes, hacer pequeñas bolas.
  7. 7. Estirarlas hasta darles formas de oblea.
  8. 8. Llevarlas a la sartén o a la plancha muy caliente y dejar que se doren las dos partes (el tiempo de cocinado depende de gustos).

Ahora solo quedaría escoger una buena txistorra o innovar añadiendo dentro del talo lo que más te guste. Funciona bien tanto con dulce como salado. On egin!

Si no te ves de cocinillas, estate al tanto del XXV Concurso de Chistorra de Euskal Herria que se va a celebrar el próximo 18 de diciembre a las 17:00 en el Basque Culinary Center de San Sebastián.


 

X